Problemas de rendimiento de Intel Core i9 en Outpost: Infinity Siege

Interesante noticia que involucra a los Intel Core i9 con el juego de mechs Base: Infinity Siege. Al parecer, los desarrolladores de este juego están teniendo inconvenientes de funcionamiento en el gameplay en aquellos ordenadores que usen procesadores Intel Core i9 de 13ª y 14ª Generación (Raptor Lake y Raptor Lake Refresh).

A pesar de que el título ya ha recibido un par de actualizaciones desde su lanzamiento, el estudio sigue enfrentando problemas causados por el uso de los procesadores más veloces de Intel. En particular, los que pertenecen a la familia Core i9. Ha sido en Steam, donde conocemos que, en concreto, tras dos días de su lanzamiento, el juego ha recibido dos actualizaciones para intentar mejorar la jugabilidad de aquellos usuarios que utilicen un procesador Intel Core i9-14900K o Core i9-13900K.

Base: Infinity Siege no solo tiene un inconveniente con los Intel Core i9

Base: Infinity Siege

Principalmente, el inconveniente que causan los Intel Core i9 en el Base: Infinity Siege está relacionado a sus elevadísimas velocidades de reloj. Al parecer el motor gráfico presenta algún problema de compatibilidad (o más bien sea de optimización) con los procesadores de Intel que superen una velocidad de 5,00 GHz.  Y claro, el Core i9-13900K es capaz de alcanzar los 5,80 GHz, mientras que el Core i9-14900K puede llegar a los 6,00 GHz. Por no hablar de la BIOS de MSI
para aumentarla a 6,40 GHz.

Como resultado, una de las «soluciones» que ofrece el estudio es que los propios usuarios limiten el rendimiento de sus procesadores disminuyendo las velocidades a 5,00 GHz. Evidentemente, están pidiendo demasiado, ya que la gran mayoría de los usuarios no saben cómo hacer esto. Es por ello que Lightning Games se atreve incluso a sugerir a los usuarios que descarguen la herramienta Intel XTU (Extreme Tuning Utility) para reducir de forma rápida y sencilla la velocidad máxima de su CPU a 5,00 GHz.

La Alternativa B para aquellos que no quieran ajustar las velocidades de su procesador, consiste en modificar la configuración energética del PC a un Modo de Ahorro de Energía. De esta manera el propio sistema operativo se encargará de limitar el rendimiento de la CPU, aunque claro, también de la GPU. Si no se siguen ninguna de estas recomendaciones, es probable experimentar problemas graves. Estos van desde el cierre del juego, hasta que la pantalla del monitor se quede en negro.

Este es solo uno de los desafíos de este juego

Si incluso después de reducir el rendimiento de tu CPU Intel, Base: Infinity Siege sigue funcionando mal, no te preocupes, es lo habitual. De esta forma continuamos con más explicaciones. El estudio recomienda que actualices los controladores de tu GPU a la versión más actual. Si esto no funciona, verifica la integridad de los archivos del juego en Steam.

Si nos dirigimos a la página del juego en Steam,
podemos ver que el 58% de las reseñas han sido negativas. Que no entiendas el juego es normal, y es que prácticamente todas las reseñas del juego están escritas en otro idioma. Tirando de un traductor, los problemas de rendimiento afectan a prácticamente todos los jugadores. Y sí,
independientemente del hardware que posean.

Vemos usuarios con una GeForce RTX 3060 jugando a 30 FPS. Sin embargo, también con un Intel Core i9-14900KF junto a una GeForce RTX 4090 que directamente no pueden jugar en absoluto. En el caso de este usuario debería disminuir las velocidades de la CPU o cambiar el modo energético para al menos poder jugar. Además, hay problemas más serios, que están relacionados con la propia jugabilidad.

En Grupo MET podemos ayudarte a implementar esta y muchas mas herramienta para optimizar tu trabajo. ¡Contáctanos para saber más!

Contactanos