Comparativa de rendimiento en juegos: PS5 vs Ryzen 7 3800X vs Steam Deck

Con las plataformas de nueva generación, contamos con un hardware bastante competente que se acerca a un PC de nivel medio por una fracción de su costo. Es bastante complicado o casi imposible construir una computadora que tenga el mismo desempeño que una PS5 o Xbox Series X, a menos que utilicemos componentes de segunda mano. De hecho, resulta sorprendente observar que la CPU Zen 2 de la PS5, que anteriormente era su punto más débil, tiene un rendimiento similar al de un procesador Ryzen 7 3800X a pesar de ser más pequeña.

Con cada nueva iteración de consolas, vemos un salto en el aspecto gráfico y/o de rendimiento respecto a la generación previa. Aunque para muchos estos saltos puedan parecer menores, la verdad es que estamos hablando de diferencias de hardware bastante significativas. La PS5 es aproximadamente 5 veces más potente en teoría que la PS4, logrando 10,3 TFLOPs vs 1,84 TFLOPs. Sin embargo, hay quienes notan que los juegos disponibles en la PS5 parecen ser de la PS4 pero con una mayor resolución.

La PS5 usa una versión optimizada de la CPU Zen 2 para ser más compacta que otras

PS5 FPU

La optimización por parte de los programadores es crucial y esto se refleja en la variedad de desempeño entre los juegos. Juegos como El Señor de los Anillos: Gollum, a pesar de tener gráficos de una generación anterior, presentaban problemas de rendimiento. Pero quizás el mejor ejemplo de falta de optimización sea el reciente lanzamiento de Dragons Dogma 2, que experimenta problemas de funcionamiento incluso a bajas resoluciones en hardware de alta gama. Este juego tampoco sobresale en consolas, ya que en la PS5 se mantiene alrededor de los 30 FPS con altibajos dependiendo de la zona y situación.

La CPU de la PS5 ha sido señalada como su punto más débil debido a que funciona a una frecuencia máxima de 3,5 GHz con una arquitectura algo antigua, la Zen 2 de AMD. Esta arquitectura estuvo presente en procesadores del año 2019 como los Ryzen 3000. Recientemente, desde Chip and Cheese han decidido comparar el procesador de la PS5 con otros de la misma arquitectura y núcleos, como el Ryzen 7 3700X y 3800X. Han analizado detalladamente el procesador personalizado de la consola y descubrieron que tiene una FPU reducida, eliminando algunas unidades de FMA y AES. En la comparativa se observó que se han eliminado redundancias y que el puerto 2 se encarga exclusivamente de la gestión del FStore. Esto permite reducir su tamaño en un 35% en comparación con un Ryzen 7 3800X.

Incluso es más compacta que la Steam Deck 2 y no afecta el rendimiento en los juegos

Tamaño chipsTamaño chips

Esta reducción significativa en tamaño ha comenzado a impactar en el rendimiento en aplicaciones y benchmarks. En algunas pruebas de cálculo, se puede ver que la PS5 no destaca, llegando a ser superada por la APU de la Steam Deck. Hay una diferencia del 15% en pruebas de codificación de vídeo con libx264 Encode y resultados similares en pruebas de cálculo con Y-Cruncher. Aunque la Steam Deck tenga un mejor resultado, esto carece de importancia, ya que recordemos que se trata de una CPU para consolas y lo importante es evaluar su rendimiento en juegos.

En este sentido es donde surge la sorpresa, ya que la reducida CPU de la PS5 logra igualar el rendimiento de otros chips con arquitectura Zen 2. Esto incluye no solo a la Steam Deck, sino también a procesadores como el Ryzen 7 3800X. Esta evaluación se llevó a cabo con el juego Call of Duty: Cold War Zombies, donde se observó que ninguna unidad FPU operaba por encima del 20-22%. En los juegos se demostró que la decisión de reducir el tamaño de la CPU en la PS5 tenía coherencia, ya que no se estaban aprovechando todas las características del chip.

En Grupo MET podemos ayudarte a implementar esta y muchas mas herramienta para optimizar tu trabajo. ¡Contáctanos para saber más!

Contactanos