Francia considera impuesto de 5€ por prenda para combatir fast fashion

La inquietud por el medio ambiente está en aumento y, claramente, también ha llegado al mundo empresarial. Un ejemplo de cómo se ha destacado esta temática es la reciente medida de Italia, que busca implementar un gravamen de 5 euros por prenda a empresas de moda rápida.

El Senado de Italia considerará esta propuesta de ley a mediados de abril, centrando la atención en gigantes del comercio en línea como Zara y H&M, los cuales introducen hasta 1.000 nuevos modelos diarios en el mercado.

La iniciativa surge a raíz de la propuesta del diputado conservador Alessandro Martino Rossi, quien ha liderado una campaña bajo el lema #StopFastFashion. La medida busca detener el impacto negativo de la moda ultrarrápida en la industria textil italiana, especialmente de compañías que lanzan un gran número de nuevos modelos constantemente. El objetivo declarado es salvaguardar la industria textil italiana y el entorno natural, argumentando que la moda muy rápida conlleva prendas de un solo uso, contribuyendo al derroche.

En un vídeo compartido por el diputado en TikTok, se le ve mostrando prendas de Zara, resaltando su efecto perjudicial y afirmando que contienen componentes prohibidos en la Unión Europea, los cuales pueden tener impactos negativos en la salud.

@alessandromartinorossi ???? Los precios bajos que llegan en avión, contienen sustancias perjudiciales para la salud y terminan en las playas de África, ¡es inaceptable! Presento en el Senado una propuesta de ley para establecer un sistema de bonus-malus para penalizar a las marcas y fomentar prácticas más sostenibles ♻️ #zara#zarahaul#sostenibilidad#fastfashion#stopfastfashion#parati#fyp @lookbookaly @menezangel_ @loufitlove @lila_drila @cilia.ghass @tifanywallemacq @veronika_cln @lia__toutcourt @iamm_mae.e@IAMM_MAE.E ♬ son original – alesssandromartinorossi

Una medida rodeada de polémica

La propuesta ha generado un intenso debate en la sociedad italiana. Mientras que algunos consumidores argumentan que el gravamen limitaría la capacidad de elección y acceso a la moda para aquellos con menos recursos, otros lo ven como una medida necesaria para contrarrestar los efectos perjudiciales de la moda rápida en el medio ambiente y en la industria local.

En este contexto, Zara ha respondido a las críticas, defendiendo su modelo de negocio y rechazando la etiqueta de «cultura del descarte». La marca ha argumentado que el gravamen propuesto puede ser perjudicial para el consumidor y ha destacado su papel en la transformación del mercado de la moda.

Algunas organizaciones defensoras de la sostenibilidad ven el gravamen como un primer paso positivo, pero cuestionan su eficacia para abordar plenamente los problemas ambientales y sociales asociados con la moda rápida. Cosh, la plataforma que visibiliza marcas de moda sostenible a través de localización y tecnología, aboga por medidas más amplias, incluida la restricción de importaciones de empresas que no cumplen con estándares sostenibles, promoviendo así la producción local y el apoyo a la artesanía.

Sostenibilidad en el mundo del eCommerce

El horizonte del mundo empresarial en el siglo XXI está muy claro: la sostenibilidad se erige como una fuerza impulsora crítica que redefine las reglas del juego. Más allá de ser una tendencia, realmente existe entre la población una preocupación en torno al cuidado del medio ambiente y la generación de desperdicios a nivel masivo.

Si nos detenemos un poco a analizarlo, muchas empresas (sean grandes o pequeñas) han optado por definirse como «sostenibles» o «eco friendly», pero hay que aprender a diferenciar entre acciones reales y greenwashing. De hecho, para evitar estas malas prácticas, el Parlamento Europeo ha dado luz verde a una nueva directiva contra el greenwashing.

No obstante, sí que existen marcas que apuestan por la sostenibilidad de forma real, consciente y comprometida. Para ello han adoptado medidas como utilizar envases hechos de material reciclado, cambiar sus sistemas de producción y emitir menos desperdicios y contaminación.

Las implicaciones de la moda rápida

Así mismo, una de las industrias que ha estado por más tiempo en el ojo del huracán ha sido la del fast fashion, un modelo de negocio en la industria de la moda que se caracteriza por la producción masiva de prendas a precios accesibles y su rápida rotación en las tiendas.

Las marcas de fast fashion responden rápidamente a las tendencias actuales, acortando los tiempos de diseño y producción para ofrecer moda asequible y de última moda a los consumidores a una velocidad sorprendentemente rápida. Sin embargo, este enfoque tiene impactos ambientales y sociales considerables debido al uso intensivo de recursos y a menudo condiciones laborales cuestionables.

La propuesta de Italia de establecer un gravamen a las empresas de moda rápida es solo un ejemplo de cómo la sostenibilidad está impactando el mundo del comercio electrónico. Esta medida, si bien sujeta a debate, refleja la creciente conciencia sobre la necesidad de abordar las prácticas perjudiciales para el medio ambiente en la industria de la moda.

Mientras algunas empresas defienden sus modelos de negocio, la presión de la sociedad y las organizaciones defensoras de la sostenibilidad impulsa la búsqueda de soluciones más amplias y efectivas para enfrentar los desafíos ambientales y sociales asociados con la moda rápida y el uso de materiales o procesos de producción que puedan ser perjudiciales para el cuidado del medio ambiente.

Foto: generada a través de GPT4

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

En Grupo MET podemos ayudarte a implementar esta y muchas mas herramienta para optimizar tu trabajo. ¡Contáctanos para saber más!

Contactanos