Cómo el sexismo y la masculinidad moldean Twitch

«

En la era de la tecnología, las plataformas de transmisión en vivo como Twitch han cambiado la forma en que consumimos contenido, ofreciendo una oportunidad para la interacción en tiempo real entre creadores y espectadores. Sin embargo, este nuevo panorama no está exento de controversias y desafíos, especialmente en lo que se refiere a… sí, vamos a explorar el tema del sexismo en este tipo de formatos.

Frecuentemente, los canales de transmisión presentan contenidos que refuerzan los estereotipos de género, objetivando a las mujeres y fomentando rivalidades tóxicas entre hombres, lo que plantea interrogantes sobre el impacto cultural y social de estas plataformas.

En particular, el ámbito del gaming en transmisión en vivo ha sido criticado por perpetuar y a veces glorificar videojuegos con contenidos y narrativas sexistas, donde los personajes femeninos son representados de manera infantil, estereotipada y objetivada. Esta representación no solo afecta la percepción de género entre los espectadores, sino que también influye en la experiencia de las creadoras de contenido, quienes a menudo se encuentran en entornos hostiles y poco acogedores.

La importancia de abordar este tema en plataformas como Twitch radica en su extenso alcance e influencia sobre una audiencia joven y moldeable, convirtiendo a estos espacios en poderosas herramientas para la educación y el cambio social. Abordar estos temas es necesario no solo para promover una comunidad de transmisión más equitativa y respetuosa, sino también para desafiar y transformar las narrativas de género prevalentes en nuestra sociedad.

Por lo tanto, el propósito de este artículo es triple: informar sobre las manifestaciones del sexismo en los canales de transmisión, sensibilizar sobre su impacto negativo en la audiencia y creadores de contenido, y proponer soluciones prácticas para combatir estas dinámicas y fomentar un ambiente más equitativo y respetuoso. Al explorar esta reflexión, mi objetivo es no solo arrojar luz sobre un problema persistente, sino también inspirar un cambio positivo en la cultura de la transmisión en vivo y del mundo online en general. ¡Vamos!

Audiencias y creadores

En primer lugar, analizaré qué tipo de personas, tanto creadoras como espectadoras, nos encontramos en este tipo de formatos. Me voy a centrar solo en Twitch, como ejemplo, ya que de lo contrario se asemejaría a una tesis doctoral y no queremos eso. En Twitch, las estadísticas muestran una plataforma en constante crecimiento y evolución. A lo largo de los años, la cantidad de contenido y la participación de la audiencia han aumentado significativamente. En el año 2023, se reportó que más de 7,3 millones de canales transmitían en Twitch cada mes, y la plataforma acumuló un promedio de 2.446.000 personas viendo transmisiones simultáneamente y un promedio de 93.300 canales transmitiendo al mismo tiempo. Estos números reflejan el gran alcance global que tiene esta plataforma.

La distribución de la audiencia en función del sexo en 2023, según datos de Statista, mostraba que ocho de cada diez visitantes de Twitch eran hombres, mientras que las mujeres representaban cerca del 20% del tráfico desde ordenadores. Este desequilibrio en relación al sexo de la audiencia es un aspecto importante que refleja las dinámicas sociales y culturales en el espacio de transmisión en vivo​​.

En cuanto a los creadores de contenido, nos encontramos datos bastante similares a los anteriores. Según el último estudio publicado de julio de 2022 (que haya localizado) que recoge estos datos por sexos, casi el 80% de los creadores eran hombres y el 20% mujeres​​.

En nuestro artículo sobre los 20 streamers de Twitch con más seguidores del mundo podemos ver cómo solo hay una mujer, Imane Anys (Pokimane).

Temáticas

Supongo que no soy la única que cada vez que entra en Twitch se encuentra con dos bandos muy diferenciados. Por un lado, a los verdaderos protagonistas de la plataforma, los hombres, que parecen estar como en casa (y lo están, de hecho). Charlando con su audiencia, haciendo música, arte y, sobre todo, jugando a videojuegos de todo tipo. También han llegado a salir de sus casas para hacer eventos de lucha, en los que son otros streamers los que se suben al ring a pelear, e incluso a dar las campanadas, vía streaming, como es el caso de Ibai Llanos. 

Los streamers participantes en uno de los eventos de lucha online, la velada del año 3 organizada por Ibai Llanos, en Twitch.

Mientras que, por otro lado, nos encontramos a las mujeres que, en la mayoría de los casos, salen chupando micrófonos o en ropa interior bailando, haciendo deporte, tomando el sol, haciendo ASMR o, directamente, haciendo contenido de carácter sexual. 

Es curioso porque según lo que he estado investigando, Twitch afirma implementar políticas para evitar contenidos de carácter sexual. La regla principal es evitar la desnudez total o parcial, así como la exposición de zonas íntimas del cuerpo, incluyendo el uso de ropa transparente o excesivamente ajustada que marque estas áreas. Existen ciertas excepciones a estas reglas, como en situaciones donde se está amamantando a un bebé o en transmisiones desde la playa, jacuzzi o piscina, siempre que se sigan las normas sobre la cobertura de zonas íntimas. Peeeeero, a su vez, es la propia plataforma la que ha creado la categoría ‘Pools, Hot Tubs and Beaches‘. Esta sección contiene emisiones donde predominan, en su mayoría, mujeres en entornos de playa, piscina o incluso habitaciones con jacuzzi -aunque no se utilice-. Como cabe esperar en este contexto, las mujeres de estos streamings van en bañador, bikini o prendas más ligeras que tapan lo mínimo permitido, haciendo deporte, tomando el sol, bailando, bañándose, etc. ¡Juzga por ti mismo!

Incluso el mismísimo ElXokas, que está lejos de ser una persona feminista, abordó en uno de sus streamings las dificultades que enfrentan las mujeres en estas plataformas, señalando que: «lamentablemente, parece existir una regla no escrita de que las mujeres deben ser atractivas para tener éxito en estas plataformas, dominadas mayoritariamente por audiencias masculinas«. Esta percepción refleja una dimensión del sexismo que valora a las mujeres principalmente por su apariencia, dejando de lado sus habilidades y contenidos​​.

Un estudio de Streamscharts reveló que las mujeres streamers reciben un 22% más de suscripciones regaladas que los hombres streamers, indicando diferencias en cómo las audiencias interactúan con streamers de diferentes sexos​​. Esto puede sugerir que, aunque los hombres dominan en números tanto en creadores de contenido como en audiencia, las mujeres que hacen streaming pueden tener un engagement diferente o más intenso en términos de apoyo monetario a través de suscripciones regaladas. Es posible que la relación entre el sexismo y la objetivación de las mujeres en la plataforma de streaming, dirigida a un público mayoritariamente masculino, influya en la disparidad en las suscripciones de pago. Es decir, los hombres pagan por ver streamings de esas mujeres, de hecho, es fácil observar en cualquiera de los vídeos mostrados anteriormente como la mayoría de los usuarios que escriben en directo tiene un username masculino.

Las jugadoras de videojuegos online existen

Obviamente, las jugadoras de videojuegos online existen, o como decimos en Galicia «habelas hailas». Las jugadoras de videojuegos en Twitch enfrentan barreras significativas y discriminación por su sexo en un campo dominado tradicionalmente por hombres. Aunque las mujeres constituyen casi la mitad de la comunidad de jugadores, con un 47% según la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), la realidad es que el 59% de ellas oculta su sexo durante las partidas online para eludir el acoso, de acuerdo con un estudio realizado por Lenovo y Reach 3 Insights. Además, tres de cada cuatro jugadoras dicen haber experimentado discriminación sexista en estas transmisiones, lo que las lleva a muchas a elegir avatares masculinos para evitar estas agresiones verbales.¡Contáctanos para saber más!

Contactanos