La increíble historia del creador de Spotify, Daniel Ek

La historia de Daniel Ek, el cofundador y CEO de Spotify, es bastante peculiar: un niño prodigio y autodidacta de los suburbios de Estocolmo, Suecia, que se aburría con facilidad, y al que le gustaban la informática y la música por igual. Empezó su carrera empresaria a los 14 años, a los 16 ganaba más que su padre, a los 23 se convirtió en millonario, empezó la universidad y la dejó porque se aburría, a los 25 creó Spotify revolucionando el mercado de la música para siempre y hoy maneja una empresa valorada en más de 30 mil millones de dólares.

En este artículo vamos a desmenuzar un poco más cada una esas partes de la biografía del creador de Spotify, que llegó a captar la suficiente atención de Netflix como para crear una serie basada en su vida, «The Playlist».

Autodidacta y empresario nato

Daniel Ek nació el 21 de febrero de 1983 en el histórico suburbio de Ragsved en Estocolmo, Suecia. Criado en una familia donde la música y la informática eran moneda corriente, el creador de Spotify terminó asimilándolas como sus dos grandes pasiones

Daniel era inteligente y autodidacta. Desde muy pequeño mostró interés por la tecnología y a los 14 años ya estaba creando y alojando websites para clientes. A los 16 se postuló para ingresar a trabajar en Google, pero la empresa lo rechazó por no tener ningún título. Sin embargo, eso no lo echó atrás y a los dos años terminó fundando su propia empresa de diseño con 25 empleados -algunos eran compañeros de clase.

En una entrevista realizada en 2013, el creador de Spotify contó que su negocio empezó como un favor a algunos amigos y que, casi sin darse cuenta, pronto estaba cobrando hasta 5.000 dólares a empresas locales. Daniel terminó constituyendo formalmente una empresa ante las indagaciones fiscales de la autoridad sueca. Ni siquiera sus padres tenían conocimiento sobre el emprendimiento de su hijo, pero comenzaron a sospechar por la cantidad (y calidad) de videojuegos que se compraba. Con 18 años, Ek ya ganaba más que su padre mecánico.

Fundación de Advertigo

Cuando terminó el colegio secundario, el creador de Spotify abandonó su faceta emprendedora y se anotó en el Instituto Real de Tecnología de Estocolmo para estudiar ingeniería. Sin embargo, a las pocas semanas se aburrió y dejó la carrera. Trabajó en distintas empresas tecnológicas, como un sitio web de eCommerce llamado Tradera -que luego fue comprado por eBay-, y la agencia de publicidad TradeDoubler. Allí conoció al cofundador de la compañía, Martin Lorentzon, con quien forjó una estrecha relación que terminaría siendo clave para el futuro financiamiento de Spotify.

Con 23 años, Ek fundó su propia empresa de marketing online, Advertigo, que al muy poco tiempo terminó vendiendo a la misma TradeDoubler por 1,25 millones de dólares. Con ese dinero, el joven prodigio consiguió un departamento en la ciudad capital, se compró una Ferrari roja, y abandonó el emprendedurismo para dedicarse a la noche.

Sin embargo, la felicidad le duró poco a Daniel porque la vida de fiesta en fiesta lo aburría y angustiaba por igual. «Me di cuenta de que la gente con la que me relacionaba me estaba usando, no eran realmente mis amigos», admitió luego en una entrevista que concedió en 2014 al New York Times.

Entonces, en 2006 llegó la inspiración: si lo que le hacía feliz era la música y la tecnología, debía encontrar un proyecto que combinara ambas cosas y que pudiera convertirse en un emprendimiento rentable a largo plazo. Fue así como en su mente nació la idea de crear una plataforma de música online que estuviera libre de derechos de autor. Para eso, necesitaba financiación y ahí fue cuando entró en escena su viejo compañero de trabajo, Martin Lorentzon.

El nacimiento de Spotify

El proyecto de Spotify surgió de una necesidad personal. Frustrado por la piratería en la industria de la música, Ek quiso crear un servicio de streaming que ofreciera un vasto catálogo de temas musicales de manera rápida, fácil y legal. Algo similar a Napster, pero con licencias de uso. Para ello, busco la ayuda de Martin Lorentzon, quien compró la idea de inmediato.

En 2006 los emprendedores fundaron la empresa, lanzándola en Europa en 2008 tras dos años de desarrollo y tratativas con discográficas. Lo más complicado para los creadores de Spotify fue conseguir las licencias de las canciones. De hecho, las dificultades al momento de asegurar las licencias fue lo que atrasó el lanzamiento del servicio en los Estados Unidos, que fue recién en el año 2011.

Desde ese entonces, Spotify no solo ha revolucionado la forma en que accedemos a la música, sino que también ha redefinido el modelo de negocio de la industria. Pero eso no evitó que la empresa sufriera -y siga sufriendo- desde disputas legales hasta la competencia de gigantes como Apple.

Desafíos, controversias y competencia

A pesar de su éxito, Spotify y Ek han enfrentado varios desafíos. Las cuestiones sobre los derechos de autor y la compensación a los artistas han sido temas recurrentes y el creador de la plataforma siempre ha abordado estas preocupaciones buscando un equilibrio entre los intereses de los artistas, los usuarios y la industria.

Si bien el empresario ha sido un pionero en el mundo del streaming musical, su falta de experiencia directa en la música ha sido un punto de conflicto con algunos artistas. Ha enfrentado críticas por no comprender completamente el esfuerzo detrás de la creación de música, especialmente después de sus comentarios sobre la necesidad de los artistas de mantener un compromiso constante con sus fans. Incluso músicos como Taylor Swift, han criticado la cantidad de dinero que Spotify les da a los artistas.

Sin embargo, el creador de la plataforma también ha recibido apoyo de figuras como Bruno Mars, que cantó en la boda de Ek con Sofía Lavander en 2016, o Ed Sheeran, quien lo considera un “pionero tecnológico”. Esto también muestra la diversidad de opiniones en el sector.

Un éxito innegable

De lo que no queda duda alguna es de que la idea de Spotify fue un éxito revolucionario caracterizado por su visión futurista y su filosofía centrada en el usuario. Ek ha transformado no solo la industria de la música, sino también la forma en que las personas interactúan con el arte y la tecnología. Y eso queda demostrado por dos cosas:

  • Los exorbitantes números de negocio de Spotify: salida en Bolsa en 2018; valoración de la empresa en más de 30 mil millones de dólares; 550 millones de usuarios; 220 millones de suscriptores; 36% del mercado de la música por streaming.
  • El surgimiento de modelos similares como Apple o Amazon Music, que nunca pudieron hacerle frente a Spotify.

Finalmente, retomando lo que contábamos al principio, si la fama y el interés que suscita Spotify ya son grandes de por sí, últimamente se han visto impulsados todavía más, si cabe, gracias a le serie «The Playlist». Esta producción disponible en Netflix narra la historia de Daniel Ek y de cómo creó Spotify.

Pero si quieres un adelanto, te dejamos nuestro vídeo resumen con lo más importante de la historia del creador de esta plataforma que tanto nos acompaña en nuestro día a día????????

Foto: Depositphotos

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram

Contactanos